fbpx
Viajar a Bali
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Siempre les digo que «Bali is in my hati» y les muestro montones de fotografías y videos para compartirla con ustedes, pero aun así creo que no logro pintar la historia completa, por eso quise reunirles en este post lo que me motiva a vivir en esta isla que me dio de nuevo la vida. Para ello he preparado esta pequeña lista de 9 razones para viajar a Bali con la que espero poder transmitirles lo que este paraíso en la tierra tiene para ofrecer.

1. Nunca te sentirás más libre en un lugar

Bali tiene un encanto indescriptible que hace que todos se enamoren de la vida otra vez, al punto que te obliga a pellizcarte cada mañana al despertar para asegurarte de que no es un sueño. La libertad envuelve tus días a cada momento: cuando sientes la arena entre tus dedos, al admirar los maravillosos atardeceres en la playa, cuando la brisa te despeina el pelo en la moto, cuando abres los ojos y a tu alrededor solo hay jungla y arrozales, al respirar el olor verde de la naturaleza y al sentir el sol o la lluvia en la cara.

Además, te das cuenta muy rápido que llevar un reloj tiene poco sentido, que un almuerzo puede durar tres horas y que ni el maquillaje ni los tacones tienen espacio en tu vida. Llevas el cabello siempre suelto y enredado y ropa que te inspira a bailar. Eres tú, la de siempre, pero libre, sin restricciones ni ataduras, sin un plan, sin un destino, sin preocupaciones, solamente disfrutando las maravillas que nuestro planeta nos regala.

Claro que los que vivimos aquí sentimos el estrés en la vida cotidiana, del tráfico que también tenemos, y los intentos de llevar una vida laborar productiva, como todos en el mundo. No todos los días son color de rosa ni en el mismo paraíso, pero en Bali de alguna manera el tiempo y el estrés se maneja a un ritmo diferente.  

2. Tendrás conexión permanente, ¡pero con la naturaleza!

Intentar explicar la belleza natural de Bali es como querer capturar la más hermosa luna llena con tu iPhone… ¡Imposible! La vegetación, el mar, los lagos, las cascadas, los volcanes, los campos de arroz, los huertos orgánicos, los gecos, los gallos, los monos, las ranas, los grillos, y más, hacen que te sientas en mayor unión con el planeta.

 

El contacto con la naturaleza que tanto hemos perdido en las grandes ciudades te lleva a un lugar de armonía que probablemente hayas olvidado, ese que proporciona el sentir la tierra en tus pies (porque es moneda común estar sin zapatos). Este par es el primero en liberarse del encierro al que normalmente lo sometemos. Además, por si no lo sabías, caminar descalzo tiene un sinfín de beneficios: la planta de los pies tiene terminaciones nerviosas que nos ayudan a absorber energía y estimular nuestros órganos, por ejemplo.

3. El verde de la vegetación y el azul del cielo te quita cualquier depresión

¡Olvídate de los helados y los chocolates! Nada mejor que usar tus sentidos y darle un poco de color a tu vida para recargar energías y mirar las cosas desde una perspectiva diferente. El verde y el azul de Bali no sólo te acompañarán durante tu estancia, sino que te ayudarán a sentirte revitalizada y mucho más feliz, al igual que al respirar su particular olor a flores e incienso. Bajar las revoluciones y de verdad sentir, oler y contemplar la belleza que te rodea hará el milagro.

4. Su gastronomía

En Bali hay de todo para todos los paladares y estilos de vida. Si eres un trotamundos cuyo interés principal es probar todo de todos lados, la comida tradicional no te va a decepcionar; los sabores peculiares de la cúrcuma y la leche de coco conquistarán tu estómago. Si tu estilo de vida involucra la “clean food” en Bali encontrarás los mejores restaurantes que te permitirán seguir en el camino sin preocupación y, además, con mucha variedad. Y como todo destino turístico, también tiene espacio para la cocina gourmet preparada por los mejores chefs en lugares con una ambientación increíble y romántica, incluso restaurantes galardonados con estrellas Michelin.

5. El lujo dentro de un mundo natural y sustentable

Vivir en el paraíso, aunque sea por unos días, es un lujo. Muchos lugares del mundo sacrifican o hacen una reingeniería de las zonas naturales para construir complejos turísticos que puedan generar una economía considerable, pero en Bali se trabaja cada día más para que no sea así. Los balineses, los extranjeros dueños de locales y otras organizaciones se encargan de adaptar los proyectos al entorno, sin alterar su desarrollo ni sacrificar las reservas naturales; unir la arquitectura con la sustentabilidad se ha vuelto una prioridad, creando lugares hermosos visualmente que se fusionan con la naturaleza.

 

El plástico puede ser un problema en Bali, así que hacen un gran trabajo para mantener las zonas limpias, reciclando y reusando los recursos naturales. Muchos de los expatriados occidentales que vienen a vivir en la isla tienen unos niveles de conciencia social y ecológico altos, y han ido reeducando a los balineses en sistemas que los ayuden a seguir en desarrollo sin destruir su entorno. Basta con admirar las villas construidas de bambú para darse un ejemplo.

6. Los precios para vivir grandes comodidades a bajo costo

Asia es un continente donde el dinero te puede rendir mucho y Bali, aunque no es tan barato como otros sitios, sigue estando en esta lista de países donde puedes vivir de lujo con bajo presupuesto. Comer en restaurantes, pasear y hacer actividades turísticas, rentar una motocicleta y hacer shopping, sin salirse del presupuesto, no es cosa fácil, pero en Bali lo puedes lograr.

 

Claro que hay de todo para todos los bolsillos y posiblemente lo que te resulte más caro sea el alojamiento, pero si tu presupuesto te permite hospedarte en el Hotel Ritz-Carlton, ¡hazlo!, y si no, Airbnb es una de las mejores herramientas para encontrar hospedaje bueno, bonito y a un precio muy accesible y ¡con desayuno incluido! Si te quedas por largo tiempo, renta algo por unos días y, al llegar, comienza a indagar con los locales; siempre conseguirás mejores precios que en Internet.

7. La cultura y tradiciones

No podría enumerar cuántas celebraciones tradicionales hay en Bali, ya que su cultura hindú es tan grande y rica, con influencia de tantas otras, que seguramente mi lista necesita un artículo dedicado a ello. Es admirable cómo la comida juega un papel tan importante en cada una de ellas, y cómo la religión las nutre.

Cada deidad tiene su peculiaridad y es imposible restarle importancia. Lo que sí puedo asegurar es que presenciar las celebraciones y tradiciones balinesas es una increíble experiencia de vida para nosotros los occidentales, que nos convertimos en testigos y espectadores de esa riqueza cultural.

8. Su gente amable y cordial

A veces olvidamos que, como turistas, invadimos a las personas locales de los lugares en los que nos encontramos de visita. Estas personas nos abren su tierra, nos muestran sus tradiciones, nos comparten su riqueza gastronómica y natural y, además, nos tratan como si fuéramos de la realeza. La gente de Bali tiene siempre los brazos y el corazón abierto a los visitantes, ya seas turista que va por dos semanas o un expatriado que ha encontrado junto a ellos su hogar, siempre te ofrecerán buen trato y buena cara.

9. La sensación de equilibrio entre el mundo material, natural y espiritual

Pocos lugares tienen este equilibrio. Encontrar un lugar donde puedes hacer shopping mientras comes orgánico, te hospedas en un ambiente sustentable y te conectas contigo misma, no es fácil y Bali lo tiene todo. Encontrar un templo a la orilla de la playa mientras disfrutas del mar y comes o tomas algo delicioso es un escenario que puedes vivir en las playas como Canggu y esta es una de las razones por las cuales Bali, Indonesia, ¡es un paraíso!

Por eso Bali is in my haty

Y quiero mostrar todo cuanto me sea posible de esta maravilla del mundo con mi tribu. Seguiré compartiendo fotos, videos y post en mi Instagram @ileannasim, pero, lo más importante, seguiré adelante con mis viajes con propósito. ¿Te animas? Revisa nuestro calendario 2020.

Comparte nuestro post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: